Blog

El coronavirus ya está aquí…. ¿Y…?

Quiero compartir con vosotros una viñeta del maestro del humor Bernardo Vergara, que a mi modo de ver ilustra muy bien lo que está pasando:

Virus

Y ahora, la ciencia: ¿Qué sabemos del coronavirus, o mejor dicho, del COVID-19?

1.- Es un virus respiratorio, similar al virus de la gripe, con una mortalidad de un 0,7% (la gripe común tiene una mortalidad en torno al 0,1%). 

2.- La ONU se resiste a hablar de pandemia, yo supongo que por la alarma que provoca la dichosa palabra, pero lo cierto es que ya está extendido por todo el mundo. La OMS define a la pandemia como “la propagación mundial de una nueva enfermedad”, algo que estrictamente ya está sucediendo.

3.- Muchos casos son asintomáticos o con una sintomatología tan leve que no llegan a detectarse.

Si somos conscientes de que el lado oculto de la epidemia de COVID-19 lo forma un porcentaje considerable (pero desconocido) de casos asintomáticos y leves, que se confunden con gripes y resfriados, es lógico pensar que esto es una buena noticia. Significa que la letalidad real por el coronavirus es más baja que la que nos indican los registros oficiales. Es decir, que probablemente sea aún menos mortal de lo que nos dicen los registros oficiales.  ¿En qué medida? No lo podemos saber con certeza, al no conocer bien la magnitud de los casos sin identificar.

4.- LAS MASCARILLAS NO SIRVEN PARA NADA, NO DEBEN USARSE EN LA VIDA COTIDIANA: El Colegio de Farmacéuticos ha pedido que no se compren. “Hay que tenerlo claro: no tienen ninguna eficiencia a nivel masivo y comunitario”, afirman en la Sociedad de Epidemiología. Benito Almirante recuerda que las mascarillas “protegen al enfermo de contagiar, no a una persona sana de ser contagiada”. Desde ambas sociedades, la de Epidemiología y la de Infecciosas, subrayan que solo están indicadas para personal sanitario y pacientes; todo lo demás, como llevarlas en transportes o por la calle, es “absurdo” e “inadecuado”.

¿Por qué las usamos los sanitarios? Para, si estamos infectados y no lo sabemos (no olvidemos que muchos casos son asintomáticos o con sintomatología leve), NO CONTAGIAR A NUESTROS PACIENTES VULNERABLES (Ancianos, personas con patologías crónicas como la diabetes, enfermos de cáncer o SIDA con el sistema inmunológico bajo mínimos…)

5.- No sabemos por qué, pero los niveles de contagio y de letalidad en niños y niñas son mucho menores que en adultos. 

¿Entonces, a qué tanto problema, por qué es tan importante este virus?

En boca de la Sociedad Española de Epidemiología: la urgencia ahora mismo es que, a nivel epidemiológico, el virus no se convierta en algo parecido al de la gripe común, una enfermedad estacional que, aunque para la mayoría de la gente no es mortal y se haya normalizado, constituye un problema de salud pública.

 “Hay que tomar todas las medidas suficientes para evitar tener dos enfermedades así”, pero a la vez “hay que relativizar: convivimos ya con virus similares y nos adaptaremos de una forma u otra”.

El problema es que el lado oculto de la epidemia del que hablábamos antes, el hecho de que mucha gente pase el virus “sin pena ni gloria”,  tiene también un lado negativo: hay muchos más casos de los que conocemos y eso implica que la epidemia es más difícil de controlar.
 Aunque la letalidad del virus sea bastante baja, si este llegara a expandirse a las poblaciones, podría matar a numerosas personas ancianas y pacientes afectados por diferentes enfermedades. De ahí que las autoridades sanitarias estén destinando grandes recursos a evitar que este escenario se convierta en una realidad. Por muy leve que sea un virus, si se transmite a millones de personas, miles y miles de personas vulnerables estarían en peligro. 

¿Y ahora, qué hacemos?

Pues lo primero, CALMARNOS, intentar ver las noticias lo menos posible, y buscar fuentes FIDEDIGNAS Y SERIAS. Si tenemos dudas, hablemos con nuestr@ médic@, no busquemos en internet. 
Lo segundo: Medidas higiénicas, como con la gripe, lavarnos las manos, toser en la mano, evitar visitas a parientes ancianos, bebés, etc si estamos acatarrados, con mocos o con malestar… Vamos, tener un poco de sentido común.

Lo tercero: Prácticamente no hay antivirales efectivos en la medicina alopática. Es nuestro sistema inmunológico, nuestro propio cuerpo, el que lucha contra los virus patógenos. Si queremos mejorar nuestro sistema inmunológico de forma natural, yo aconsejo recurrir a la aromaterapia. Los aceites esenciales limpian el ambiente y estimulan el sistema inmunológico. Si queréis saber más sobre la ciencia detrás de los aceites esenciales, os aconsejo el estupendo libro del inmunólogo japonés Li Quin, “El poder del Bosque” (https://www.casadellibro.com/libro-el-poder-del-bosque–shinrin-yoku-como-encontrar-la-felicidad-y-la-salud-traves-de-los-arboles/9788417305062/6314936).

Yo recomiendo, con niñ@s, el aceite de Ravintsara, tanto en difusión como en masaje (una o dos gotas de aceite esencial en un poquito de aceite de almendras). El masaje puede ser en pies o también en el pecho. En bebés de 3 meses y hasta los 3 años, va genial el gel de Prana BB “Defensas naturales” (https://www.pranarom.com/es/nuestros-productos/productos-acabados/aceite-de-masaje-defensas-naturales-bio-eco-pranabb/ref-10279)

En adultos se puede usar tanto la Ravintsara como el Laurel. 

Si queréis saber más sobre aceites esenciales antivirales, os recomiendo la estupenda web de Antonia Jover, que hoy mismo también incluía un artículo con diversas fórmulas de aceites esenciales para mejorar el sistema inmunológico de cara al posible contagio con coronavirus: https://aromaterapiafamiliar.wordpress.com/2020/02/27/coronavirus-covid-19/


https://aromaterapiafamiliar.wordpress.com/2020/02/27/coronavirus-covid-19/

Espero haber servido para poner un poco de claridad y de SERENIDAD ante la avalancha mediática que estamos viviendo. Ahora, relajáos, y este fin de semana id a pasear a la Naturaleza, la mejor manera de estimular de forma natural nuestro sistema inmunológico y de dejar atrás los miedos que nos han ido metiendo toda esta semana. ¡Un abrazo!! 

2 comentarios en “El coronavirus ya está aquí…. ¿Y…?”

  1. Asi es, pero hay ancianos von muy poca movilidad. Ya me dijo una amiga que tenia que dejar claro que hablaba de toser en la mano Y DESPUES LAVAR ESA MANO. Pues dicho queda, gracias por leer con tanta atencion!!!

Responder a AnaVicky Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Artículos relacionados